Somos el recuerdo

Pulquería

Aquí están mis aspiraciones.

«Qué pena, pobre diablo, sin ilusiones, quizá; con los sueños destruidos». Merde, tout c’est merde de cochon. En la esquina de un bar de mierda. Mierda de hombre, mierda su narrativa. Valiente generación. Hijos de una ilusión: El milagro nacional. Sueño fallido. Lisiados del alma. Eres tan hijo de la mierda como yo. Mundo condenado, sueño clasemediero. Trabaja; gana; gasta hasta morir, exprime tus cojones, no hay más alla. De aquel sueño sólo quedamos nosotros. Pinches lisiados. Nuestra generación se cansó de luchar desde antes de nacer. Traga; trabaja; coge, muere. No hay más allá. ¿Qué fue de esos días? Nada. Sueños huérfanos. Who cares, it’s all right; take a pill, take a drink; kill, die. Dream’s over. Nos odian porque somos el recuerdo de lo que no fue. We didn’t start the fire. Somos producto de un aborto lanzado al abismo. Waiting to hit rock bottom. Do it with style

Anuncios
2 comentarios
  1. Javier Hurtado dijo:

    En un mundo y en una sociedad como esta, y con el fracaso de todas las ideologías, es difícil tener más aspiraciones que tumbarse en la cuneta y ver pasar la vida.

    Un saludo

    • Es cierto, el quietismo es la consecuencia clara de nuestra falta de ilusiones. Desde luego, de ninguna manera, nunca abogaría por despertar aquellos viejos relatos que ilusionaron a los Antiguos, nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: