archivo

Archivo de la etiqueta: ética

Entre Beuchot y Foucault

Así, pues, cuando se habla de una ciencia y un arte humanos y próximos a la vida, sólo se piensa en una ciencia y un arte piadosos, complacientes, aduladores, y no en una actividad desinteresada del espíritu; se piensa en un pensamiento y en un sentimiento vulgares, populares.

Jorge Cuesta, “la política de altura”.

Mauricio Beuchot

Mauricio Beuchot: I’m sexy and i know it (Photo credit: Wikipedia)

Beuchot en Xalapa

El miércoles 6 de febrero en el salón azul de la ex Unidad de Humanidades, a las once de la mañana, el fraile rockstar Mauricio Beuchot presentó el libro ‘Breve esquema de antropología filosófica (una mirada desde la hermenéutica analógica)’ de Jacob Buganza y Rafael Cúnsulo. Ésto ante la presencia de algunos estudiantes y maestros de la licenciatura y maestría en filosofía y uno que otro curioso. En el pequeño auditorio nos encontrábamos unas 25 ó 30 personas. El número puede sonar reducido, pero para ser un evento organizado por una facultad en la que la oferta de lugares es mayor que su demanda, debemos considerarlo un éxito. Al centro del panel se encontraba Beuchot, con los autores cuidándole los costados. Read More

El periodismo en México, la nueva generación de periodistas.

Instantánea de una moderna escuela de periodismo.

Hay quienes están dentro por incompetencia, no tienen el talento ni las herramientas para ejercer alguna forma de periodismo periodismo; los cínicos, que ven en las prebendas fin y medio y su línea editorial es un constante follow the money; los jodidos, que no pueden darse el lujo de renunciar porque no tienen la trayectoria de Aristegui ni de Ackerman y tienen que poner comida sobre la mesa.

Sobre este último grupo se ha escrito mucho (cfr. El miedo a los animales de Enrique Serna) y ha constituido, siguiendo a Illusions perdues de Balzac, ya un arquetipo en la literatura mexicana: el joven idealista, clasemediero, recién egresado de la universidad que busca sobresalir en un medio que se encarga de envilecer sus costumbres, pero que a la primera oportunidad se ocupará de blanquear su nombre, reparar su error e iniciar una campaña de purificación y regreso a lo que alguna vez fue.

Del segundo y primer grupo aún pocos ejemplos se pueden encontrar en la literatura latinoamericana. Mas basta voltear y asomarse al cubículo de junto, al edificio de enfrente o prender la televisión para notar el desfile de fulanos, zutanos y merenganos que, con la consistencia ideológica de una gelatina, siguen dichosos la férrea dirección de una veleta que gira y gira al ritmo del capital.

Lo dijo Ryszard Kapuściński: Los cínicos no sirven para este oficio. Pero la historia nos demuestra que es malo menospreciar la constancia de los idiotas, los cínicos y los bufones. Los bichos ya secuestraron el oficio.

Deep inside

La Ética de Spinoza es un palimpsesto: una texto escrito sobre otro que, en todo momento, se cruzan, implican, componen y recomponen.

La ética de Spinoza no es solamente un logro filosófico, una gran reivindicación de la jovialidad. Es una conquista literaria. Su construcción obedece a reglas de razón y estética. Una Catedral de la inmanencia. Es también un palimpsesto. Las proposiciones, como naves, se erigen sobre escolios, demostraciones y corolarios que no son otra cosa que rutas subterráneas de una ciudad oculta.

Ese momento en que la destrucción se vuelve, paradójicamente, un acto de creación.
Aspiramos, aún, a ser artistas de la destrucción.

Una vez que te da la espalda ¿qué queda? Nada. Sueños rotos, aspiraciones reducidas al absurdo. ¿Con qué cara, qué ojos, qué huesos, qué dedos o piernas; qué; qué; qué? Nada. Putas letra. Malditas, estúpidas. Se va la palabra correcta, el verbo erecto en mis dedos. Quedamos condenados al vicio solitario. La condena del amante despreciado: La práctica literaria como masturbación. Huérfanos del verbo.

Read More

Zen y fotografía
La fotografía debe prescindir del sujeto para salir del círculo del simulacro y la mentira.

Hay una diferencia fundamental entre la fotografía de estudio y la instantánea. En la primera hay todo un proceso técnico y complejo en el que se tiene claro, o al menos eso se pretende, qué se quiere decir, con cuántos elementos; cómo se quiere decir, qué técnica de encuadre, qué reglas respetar, cuáles romper; qué efecto se quiere lograr. Hay, en fin, una planeación larga y extenuante gracias a la cual se procura todo obedezca a un cierto orden. Aquí la estética, el mensaje o el ethos es el rector del montaje, es el discurso que está de trasfondo tratando de asir todos los cabos.

Read More

Photo by Hans Olde from the photographic serie...
Escritura como pharmakon.

Escribir para sobrevivir al insomnio, perder el rostro en cada golpe. Para librarse de la tentación y sucumbir ante ella. Escribir como soñar despierto, pretensión a ocupar un lugar en una constelación lejana.

Read More

That's all.
And in your final hours I will stand Ready to begin.

¿Qué es lo que quieres de mí, qué buscas en la vida? —preguntó con coqueta complicidad, fingiendo no tener idea, fingiendo no saber nada; fingiendo no participar en el tema. Preguntó para deshacerse de la carga moral, como diciendo «a donde lleguemos será culpa tuya y sólo tuya, tú que me has traído hasta acá, tomaste la decisión, tú que jalaste el gatillo». La muy perra.

Read More