archivo

Archivo de la etiqueta: Fight Club

Ese momento en que la destrucción se vuelve, paradójicamente, un acto de creación.
Aspiramos, aún, a ser artistas de la destrucción.

Una vez que te da la espalda ¿qué queda? Nada. Sueños rotos, aspiraciones reducidas al absurdo. ¿Con qué cara, qué ojos, qué huesos, qué dedos o piernas; qué; qué; qué? Nada. Putas letra. Malditas, estúpidas. Se va la palabra correcta, el verbo erecto en mis dedos. Quedamos condenados al vicio solitario. La condena del amante despreciado: La práctica literaria como masturbación. Huérfanos del verbo.

Read More

Anuncios
Fight Club DVD
Now Freud free.

Hay dos tipos de lectura sobre Fight Club que encuentro muy seguido, ninguna me complace del todo, a saber: por un lado está la lectura optimista que insiste en que el primal instinct que propone el narrator a través de Tyler Durden implicaría un escape total al dominio capitalístico. Esto es, desde luego, un anarquismo panfletario.

Read More

Morito

Image via Wikipedia

¿Es la locura un tópico relevante?. – Los locos son una minoría, pero son una minoría significativa. –Comprender la locura es comprender lo diferente. –La locura es un importante tópico literario. –La locura en las tragedias de Eurípides, Hamlet, El quijote, Alicia en el país de las maravillas, Lovecraft, Fight club y American psycho. –Plan de trabajo. –Trabajo creativotrabajo intelectual.

Uno de tantos bares del callejón de Aparicio. Llegamos como siempre pasada la media noche. La música iba de mal en peor: habíamos llegado a la hora del psytrance y por algún azar o designio divino – o ve tú a saber, lector, qué– ya estábamos escuchando a los caracoles. Entrados en copas como es tradición entre xalapeños, nativos y por convicción como es mi caso, nos encontramos hablando de nimiedades como los últimos tiroteos, política, filosofía y literatura. Terminábamos de solucionar el calentamiento global, la crisis económica mundial y el manuscrito Voynich al ritmo de mojitos y mala música –como cada noche– cuando como buen par de aspirantes a un lugar en los estantes de cualquier librería – cualquiera, aunque sea chiquita; cualquiera, aunque sea local; cualquiera, aunque sea la rueca– no tardamos entrar en detalles de nuestros proyectos. Leí mi borrador sobre Foucault, Dussel y Canetti, me cargaba a Freud e ignoraba olímpicamente a Lacan cuando noté su cara de disgusto.

—¡Eso es todo! No pienso justificar ni mis intenciones ni mis intereses. La importancia del tema se soporta por sí misma.

—¿Por qué hablar del loco hoy en día cuando se tienen otras preocupaciones más urgente y, definitivamente, menos banales? ¿No es esto ya una extravagancia o una necedad; no hay temas más interesantes y ricos que unos cuántos hombres, una minoría? ¿Para el caso no sería mejor hablar de los payasos callejeros del Juárez o lo caro de la renta? Read More