archivo

Archivo de la etiqueta: Fuego

Ese momento en que la destrucción se vuelve, paradójicamente, un acto de creación.
Aspiramos, aún, a ser artistas de la destrucción.

Una vez que te da la espalda ¿qué queda? Nada. Sueños rotos, aspiraciones reducidas al absurdo. ¿Con qué cara, qué ojos, qué huesos, qué dedos o piernas; qué; qué; qué? Nada. Putas letra. Malditas, estúpidas. Se va la palabra correcta, el verbo erecto en mis dedos. Quedamos condenados al vicio solitario. La condena del amante despreciado: La práctica literaria como masturbación. Huérfanos del verbo.

Read More

fight and dance with the devil.
Burn baby, burn and dance.

Vamos a asumir que tu mito eurocentrista es cierto. Pensemos, pues, que Grecia es el centro neurálgico de la historia: todo inicia y termina allí; imaginemos que ahí está la cuna de la civilización, que los antiguos que pisaron esa tierra son el alfa y omega, el non plus ultra de la genialidad. Concedo el punto. Read More