archivo

Archivo de la etiqueta: México

En la entrada anterior de mi cuaderno nuevo no mencioné nada sobre el gran evento del fin del mundo. Justo ese día tomaba café y me divertía leyendo los comentarios sobre el apocalípsis maya —que si todo era culpa de PSY y Nostradamus, que un meteorito, que el rapto—, así que no me enteré de lo verdaderamente relevante hasta días después: la marcha de miles de neozapatistas en cinco municipios de Chiapas.
Read More

Anuncios

De ‘El Amante de Janis Joplin’

¿Por qué sigues? La verdad ya no te veo tan entusiasmado, ¿Tú crees?, Te veo cansado, como fuera de onda, De cansado lo estoy, pero pasión no me falta, quizá me volví menos acelerado, Mira cabrón, cada quien hace de su culo un papalote, como dice tu papá, y yo, aunque siempre he querido otra cosa para ti, nunca me he metido en tu vida ni lo voy a hacer, pero me parece que debes reflexionar, carnal, neta: ¿qué futuro tienes ahí? Andar a salto de mata toda la vida ¿y qué más?, Cholo, tú no sabes de estos pedos, tú eres narco, cabrón, tú no podrías entender que queremos un sistema más justo, un gobierno del pueblo y para el pueblo, Pues se van a pelar la verga porque no van a conseguir nada, ¿Quién lo dice: el gobierno, los banqueros, la industria?, Lo digo yo carnal, no sé ni madres de política, del imperialismo ni de esas madres, pero no van a ganar, me corto los huevos si ganan, Vamos a ganar Cholo, el futuro es nuestro, Van a ganar pura verga, antes de que este país se haga socialista o comunista o lo que sea, te apuesto mis huevos a que todos se hacen narcos como yo, la raza no quiere tierras, Chato, ni fábricas, ni madres: la raza quiere billetes, quiere jalar la bofa y andar en carros como éste, ¿a poco no?, la raza quiere pistear y andar en el refuego, estás perdiendo el tiempo vilmente, Es tu visión y no me extraña, siempre has sido un pequeño burgués, pero deja que yo haga mi lucha, es mi sueño cabrón, ¿qué sabe un pinche narco de sueños?, Pues yo duermo muy bien, No seas pendejo, Cholo: mira esas tierras tan bien cultivadas, mira ese empaque tomatero, ¿sabes de quién son?, Creo que de los Ritz, Por poco tiempo, pronto pasarán a ser propiedad de la comunidad, Ah, pues sí eso crees el pendejo no soy yo, ¿a poco el dueño lo va a permitir?, No es cuestión de que lo permita, se las arrebataremos, Pinche Chato, ¿de veras crees lo que me dices?, Eso y más, somos el futuro, la reencarnación de los revolucionarios muertos. Hubo un silencio arduo. Mira, te propongo algo: si quieres descansar más en forma, pasar unos días tranquilo, pisteando, con un culito al lado, buena comida, cotorreo, dime: para eso soy tu amigo; tengo una casa en Mazarían a la que no se acercan ni las moscas, Órale, sonrió, Ya te la expropiaremos

Elmer Mendoza

El periodismo en México, la nueva generación de periodistas.

Instantánea de una moderna escuela de periodismo.

Hay quienes están dentro por incompetencia, no tienen el talento ni las herramientas para ejercer alguna forma de periodismo periodismo; los cínicos, que ven en las prebendas fin y medio y su línea editorial es un constante follow the money; los jodidos, que no pueden darse el lujo de renunciar porque no tienen la trayectoria de Aristegui ni de Ackerman y tienen que poner comida sobre la mesa.

Sobre este último grupo se ha escrito mucho (cfr. El miedo a los animales de Enrique Serna) y ha constituido, siguiendo a Illusions perdues de Balzac, ya un arquetipo en la literatura mexicana: el joven idealista, clasemediero, recién egresado de la universidad que busca sobresalir en un medio que se encarga de envilecer sus costumbres, pero que a la primera oportunidad se ocupará de blanquear su nombre, reparar su error e iniciar una campaña de purificación y regreso a lo que alguna vez fue.

Del segundo y primer grupo aún pocos ejemplos se pueden encontrar en la literatura latinoamericana. Mas basta voltear y asomarse al cubículo de junto, al edificio de enfrente o prender la televisión para notar el desfile de fulanos, zutanos y merenganos que, con la consistencia ideológica de una gelatina, siguen dichosos la férrea dirección de una veleta que gira y gira al ritmo del capital.

Lo dijo Ryszard Kapuściński: Los cínicos no sirven para este oficio. Pero la historia nos demuestra que es malo menospreciar la constancia de los idiotas, los cínicos y los bufones. Los bichos ya secuestraron el oficio.

El puño autoritario :')

Servicio comunitario: Coldwell quiere saber por qué estamos enojados.

Pedro Joaquín Coldwell, líder nacional del PRI, dijo:

 Algo hizo enojar a los jóvenes y nosotros, los priístas, tendremos que ver qué fue lo que hicimos mal para que se enojaran

Aquí, en el estercolero textual, creemos que es necesario apoyar a políticos y militares olvidadizos a encontrar el hilo negro y descubran las misteriosas y ocultas razones que pueden, o no, estar detrás del odio juvenil. También, creo, es una lección para ambos bandos. Que cada quien decida hasta dónde está dispuesto a llegar.

Read More

Hay una crítica a los recientes movimiento juveniles y universitarios que han tomado las calles. Su fascismo. “Qué delicaditos, hasta parece que nadie los puede tocar”, dicen analistas, columnistas y operadores políticos de ésos que saben lo que dicen. “Es el comportamiento típico del fascismo, se organizan y a la voz de uno se lanzan, en manada y cual fieras, sobre el objetivo seleccionado”. Este comportamiento no es nuevo y ya ha inspirado notables iniciativas con la intención de controlarlo. Bajo las consignas de democracia y defensa de la verdad por sobre el libelo y la calumnia se esconde una idea general: la violencia, incluso la simbólica, sólo es derecho del Estado y las instituciones. Gewaltmonopol des Staates. No, no por cierta vocación tiránica ni tendencia fascista ni malasintenciones, es que los hombres comunes no sabrían qué hacer con el poder ni cómo administrar la violencia. La prueba de ello es que infunden el temor, liberan el odio y amenazan a los Santos Varones y las Sagradas Instituciones. ¡Qué alguien le ponga un alto! ¡Qué alguien piense en los niños!

La ley señalando al invasor, purgando la sangre.

¡Jóvenes del coro fácil que se revelan contra sus protectores!

Córdoba, EPN, Mitin, Veracruz, Peña Nieto, Represión, Elecciones, Votaciones

El candidato tomó al toro por los cuernos. (fotojarocha)

Ayer, martes 15 de mayo, el candidato puntero a la presidencia de la República Enrique Peña Nieto se presentó en la ciudad de los 30 caballeros. En medio de un ambiente festivo y pacífico miles de electores recibieron y vitorearon a su candidato, al cual con su voz y voto se comprometieron a llevar a la silla presidencial, para lograr el cambio al que el presidenciable se compromete, incluso ante notario, a cumplir. Puntuales y respetuosos, sus seguidores atendieron el llamado del liderazgo nato y eficiente del candidato. Ante su presencia se arremolinaban y luchaban para acercársele y tratar de capturar el instante con sus cámaras, para que el recuerdo de ese día no se borre de sus memorias y poder decir, en un futuro, «yo estuve allí, yo ayudé a lograr el cambio». Read More

Hay momentos en que es inevitable abandonar la Torre de Marfil. El mundo de la ficción en el que nuestras plumas y teclados repiquetean todo el tiempo queda al abismo, incompleto. No cabe duda, cada momento huérfano en nuestras ficciones pasarán factura negándose a cooperar en el futuro, ocultando sus rostros, negando sus posibilidades. Precio que el ficcionador debe pagar cuando la realidad social pesa toneladas sobre sus hombros. Y no es que sea obligación del narrador ocuparse de problemas sociales y salir a la calle a opinar a diestra y siniestra sobre lo que está bien o mal porque sea un imperativo del espíritu. Ninguna responsabilidad especial pende sobre el creador. Símplemente éste vive en un mundo colectivo en donde la razón estratégica, esa que ayuda a definir afinidades y enemistades por el bien de nuestra obra, nos demuestra que es mejor cooperar que esperar a que la corriente nos llevé hacia donde nunca quisimos llegar, a callejones sin salida y abismos sin fondo que se conforman a nuestro rededor sin que nos enteremos. Para crear otros mundos posibles hay que procurar el mundo colectivo, antes de que éste sofoque la imaginación y haga imposible ejercer la palabra . Antes de que éste se haga invivible. Cooperar para sobrevivir. El sólo hecho de haber sido lanzados a este mundanar nos hace participes de la justa. En nuestro margen de acción, reducidísimo, nos queda la decisión de ser responsable o irresponsable, de saber que, muy a nuestro pesar, hay que participar o entregaremos a un cómodo “apague la luz el último en salir”.