archivo

Archivo de la etiqueta: Pesadilla

and open your eyes

Keep calm…

Abre los ojos con esfuerzo, una pesadez le oprime el cuerpo contra el frío piso. Apenas y siente sus piernas, las rodillas no responden, en algún momento de la noche han pasado de ser articulaciones a piedras que lo mantienen en el fondo de un mar de inercia. Los intentos, infértiles todos, por moverse le abren paso a la desesperación. Sus ojos apenas y reaccionan; frente a él una única ventana. Qué puta hora es. Podrían ser las dos de la tarde o las nueve de la mañana, incluso las 8 de la noche y en la habitación no se notaría diferencia alguna: ningún haz de luz puede cruzar esas gruesas cortinas de tela barata. Dónde putas estoy. Puede sentir humedad en su cara y la boca seca: babeó toda la noche. Putamadre. Putísimamadre. Conoces la sensación, todo encaja: el peso de las manos y piernas, la opresión en el pecho y espalda, la ansiedad por moverse, por convencerse de que aún no te carga la chingada; el cosquilleó de unas manos que recorren desde los dedos de los pies hasta las nalgas, hasta la espalda: el frío aliento en la nunca: la piel eriza. Intenta gritar o moverse, algo, lo que sea; no puedes. Tu corazón se abalanza contra la caja torácica intentando huir: un grito ahogado.

¿Se te subió el muerto, mi rey?

Horror y muerte convergen sólo si tienes suerte.
¿Y si descubres que bajo la máscara hay un vacío, que contrario a lo que creías sólo hay una carencia de rostro; a dónde irá tu esperanza cuando descubras que luchas contra algo que existe sólo en tu carne?

He conocido el horror. Nunca ver sus ojos y saber que te ven hasta el fondo del alma. Ello radica allí, en lo indeterminado. Invisible. En lo inenarrable. En un eterno flujo.

No es lo monstruoso ni lo grotesco. Lo feo no es lo horroroso. La fealdad es un atributo accesorio del horror. En ocasiones se presenta como su paje, anticipando su llegada. A veces el horror se presenta a través de lo sublime. Un día, hermoso y heroico; otro, repugnante y apestoso. Más allá de los  binomios estéticos y las falsas disyuntivas de la apariencia se encuentra ello.

Read More